22 de marzo de 2012

ATLAS MARROQUÍ. TAGHIA. VIA BARAKA AL JEBEL OUJAD

Especias en el zoco de Marrakech

     Hacer un viaje a Taghia a escalar es mucho más que hacer un viaje de escalada. A tan solo dos horas de viaje en avión nos encontramos con un mundo exótico muy diferente al de España. Estamos en África, tan solo a unos pocos kilómetros de la península tenemos todo un mundo de sensaciones, olores y colores que merecen una visita. Un mundo nuevo se abre ante nuestros ojos.

Vicente, Juanpe y Kiri
     
     El punto de partida para visitar Taghia es Marrakech, sobre todo desde que hay vuelos de compañía aéreas de bajo coste. Aquí tienes una cita ineludible con el zoco y la plaza de Djemaa el Fna. Por la noche se llena de puestos, como el de la foto, para degustar los sabrosos platos marroquís. Desde luego que no debes dejar de ir, es una visita totalmente obligada para empezar a tomar contacto con este país.



El viaje de Marrakech a Zaouia, último lugar al que puede llegar el coche, dura por lo menos 5 horas. La mitad por pistas, así que no es mala idea ir en todoterreno, sobre todo si ha llovido y la pista  está embarrada.

Desde Zahouia a Taghia se tardan por lo menos dos horas siguiendo el curso de un río, es poco desnivel pero por el precio que se paga por contratar los burros de carga os recomiendo que los utilicéis. Además así ayudáis a la economía local.




       En Taghia cada vez existen más posibilidades para alojarse, suelen alquilar habitaciones con algo similar a los colchones en el suelo. Si vas con un grupo grande tendrás tu propia habitación, de otro modo igual te toca compartir el espacio con más gente.

    De todas las vías para "humanos" que se han abierto quizás destaca la Baraka (680m 7b/6b obl.) al Jebel Oujad, que se ha convertido en una de las clásicas del lugar. Aunque su dificultad obligada no pasa del 6b hay que ir en buenas condiciones físicas, son muchos los metros de escalada en la que predominan en sus 16 largos el 6b obligado junto a bastantes 6a con las chapas algo alejadas.

Vicente Villar

     La vía, al igual que las que discurren en Taghia por zonas verticales rojizas, se caracteriza por una roca caliza excelente y con muy buen tacto, a veces pinchuda, con regletas y buenas presas.


CONSEJOS PRÁCTICOS


LLEGAR A TAGHIA Y ALOJARSE: La mejor opción es contratar todo junto; viaje desde Marrakech a Zaouia en coche, luego a Taghia con burros y el alojamiento con media pensión. Existen varias opciones con precios similares. Nosotros estuvimos en la Gite de Youssef Rezki  aoujdade@yahoo.fr él te lo prepara todo.
APROXIMACIÓN A LA VÍA: El Jebel Oujad es la montaña que se encuentra justo delante del pueblo. Coger el sendero que lleva a la pared, en dirección a la pared oeste. Pasar por una ferrata bereber. Una hora y media.
CARÁCTER DE LA VÍA: Vía prácticamente equipada con parabolts, alejados en los 6b, bastante alejados en los largos  de 6a y escasos en los quintos.
MATERIAL; dos cuerdas, 16 express, casco, aliens y friends hasta el número dos sin repetir nada. 
DESCENSO: Largo y algo complicado, peligroso si se pone a llover en la canal. Croquis de Luis Alfonso en la noche del loro http://lanochedelloro.com/monografs/taghia/mapa_oujdad_baix.html
MÁS INFORMACIÓN: Especial Taghia en el número 248 de la revista Desnivel. Completa información en la página de Luis Alfonso, que es quien firma el artículo de la revista Desnivel
EL blog de Victor: http://theverticalglobero.blogspot.com.es/2011/10/taghia.html

Vía escalada el 31 de mayo de 2007 por Vicente Villar y Javier Urbón

20 de marzo de 2012

PRIMER PREMIO AIRES DE ASTURIAS 2008



     Esta foto está hecha en Quirós. Con ella gané el primer premio del concurso de fotografía "Aires de Asturias" en el año 2008.

4 de marzo de 2012

CONTRALUCES ALPINOS


       Pocas fotos tengo de mi amigo Miguel Larrañaga, pero curiosamente tengo dos decentes hechas a contraluz. Esta de arriba está hecha junto al rápel del Pajarito de la Cabrera y la de abajo nos la sacó mi mujer en el Mogote de los Suicidas en la Pedriza mientras lo rapelábamos. Entre ambas fotos han pasado seis o siete años.

Foto: Virginia Marín

1 de marzo de 2012

ERRE QUE ERRE...


    Erre que erre, el pantano de Santillana siempre presente... La respuesta a ¿por qué nos empeñamos en ir siempre al mismo sitio a captar una foto? tiene fácil contestación; porque siempre esperamos que esa vez tomes la foto perfecta que siempre has soñado. El cielo siempre es distinto con las nubes cambiando constantemente y el sol sólo se pone por el mismo sitio dos veces al año. Yo todavía no tengo esa foto, así que me quedan un montón de años para conseguirla.  No tengo prisa, los atardeceres en el pantano de Santillana son impagables.


    Ahora dispongo de un filtro degradado de tres pasos y se nota la mejoría una barbaridad. Gracias David por los consejos y animarme a comprar el filtro.